La Realidad Virtual, una tecnología aparentemente reciente, tiene su origen en la década de los 60. Según IDC Research España, “el 50% de las grandes empresas europeas habrán puesto en marcha una estrategia de Realidad Aumentada y/o Realidad Virtual en 2020”. Hasta la fecha, el gasto se ha concentrado en el sector consumo, pero esta situación va a cambiar porque en 2019 “será superado por el gasto empresarial”. Y es que, ligada tradicionalmente al sector de los videojuegos, ha ampliado sus usos y presencia a diversos sectores como la medicina, la educación, la cultura o el ocio.

Por ello, en su edición de noviembre, la revista Agenda de la Empresa lanza un especial sobre la Realidad Virtual donde ofrece a sus lectores el amplio panorama de aplicación de esta tecnología. De esta forma, conocerán ejemplos de su uso para analizar el comportamiento del shopper con SmartStore de Nielsen, sus ventajas para la formación con Seabery, su aplicación en todas las fases de una obra con Ceres, el proyecto Ludus -para mejorar la formación y la seguridad laboral en industria o emergencias-, o cómo emplean la RV en Cepsa, entre otros muchos ejemplos.

Y sin olvidar su papel en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de nuevo de la mano del presidente del Consejo Editorial de Grupo Informaria, Adolfo Borrero, que señala que “los escenarios inmersivos de la Realidad Virtual permiten múltiples usos para alcanzar varios de los ODS y con un coste marginal mínimo, por lo que se convierten en una herramienta de carácter exponencial”.

En este número, la revista también incluye un especial sobre la Economía Circular, “un novedoso modelo económico que pretende sustituir el modelo de producción lineal convencional (…) principio económico también conocido como cradle to grave (cuna a tumba), por una Economía Circular en la que los recursos se mantienen en uso durante el mayor tiempo posible dando al producto varias vidas, cradle to cradle (cuna a cuna)” destaca lrene Alarcó, encargada de la Gestión de Proyectos en el Club de Excelencia en Sostenibilidad.

Además, Agenda de la Empresa entrevista a la directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, Carmen Gómez-Acebo, que destaca que el punto de inflexión entre aplicar la RSC y sumarse a la Agenda 2030 “… es estar convencidos de que siempre se puede hacer algo más, de que siempre podemos un paso más allá en nuestra estrategia, en nuestras acciones, y esto es lo que ha hecho de Coca-Cola la compañía que es hoy”.